¿Qué es el Rolfing? ¿Cómo actúa?

[nivoslider id=”21″]Es una técnica manual de manipulación del tejido conectivo y de reeducación del movimiento cuyo objetivo es alinear al cuerpo con la gravedad y proporcionar al mismo un movimiento más grácil y armónico.

El objetivo del Rolfing es crear un mejor equilibrio corporal y optimizar las relaciones de todos los segmentos corporales en todas dimensiones: de delante atrás, de lado a lado, y especialmente de dentro afuera.

A través de las presiones que se ejercen sobre el cuerpo, se pretende corregir las desalineaciones del mismo.

Recientes teorías sostienen que dichas presiones generan calor, el cual suaviza el tejido conectivo sobre el que se ha ejercido la presión; De esta manera, se vuelve más maleable, lo cual favorece el que pueda ser manipulado y reorganizado. Una vez, que las estructuras están en el ordenamiento deseado, pueden funcionar de una manera más apropiada, óptima, económica…

Otro modelo, postula que la presión ejercida activa los receptores sensitivos, los cuales envían la orden al cerebro, el cual, facilítale cambio en dicho tejido conectivo, lo cual a su vez, provoca que sea fácilmente manipulable y se reorganice.

El Rolfing postula tres ideas:

  1. la mayoría de los seres humanos están desalineados respecto al eje gravitatorio
  2. mejora nuestro rendimiento si el cuerpo está alineado con la gravedad
  3. el cuerpo humano están plástico que puede moldearse y alinearlo con la gravedad

Se puede comparar al cuerpo con una casa; cada parte tiene su lugar apropiado y se entrelaza con las demás para mantener el equilibrio. Al igual que una casa bien construida, donde cada poste y cada viga están en su lugar, un cuerpo bien estructurado, puede funcionar de la mejor manera, de la manera más óptima, económica y ergonómicamente hablando.

El rolfer (terapeuta que imparte Rolfing) intenta devolver a la construcción  la forma original de su estructura.

La fuerza de la gravedad

De todas las fuerzas o factores (genéticos, familiares, sociales, energético, psíquicos) que pueden influir sobre la persona, la gravedad es de los mas importantes. Es la fuerza básica que da forma al cuerpo

La creadora del Rolfing®, la doctora Ida P. Rolf, hizo un descubrimiento trascendental: la forma del cuerpo humano se desarrolla y cambia por la influencia de la gravedad.

¿Cuántas veces nos hemos encontrado incómodos contemplando un cuadro en un museo? ¿Incapaces de permanecer apropiadamente sentados en una larga jornada de estudio? ¿O en un constante descontento con el contorno del cuerpo, achacándolo a los años o al sobrepeso?

Todas estas señales apuntan a un sencillo problema que ha pasado desapercibido: están en desequilibrio. Están en pie de guerra contra la gravedad.

Observemos un árbol que crece en la ladera de una montaña. Durante años ha estado casi vertical, pero un día el viento rompe alguna rama, y el tronco comienza a inclinarse. Con el paso del tiempo el árbol adoptará una forma muy distinta: crecerá torcido y lentamente se doblará hacia abajo. Está sufriendo la influencia de la gravedad. El cuerpo humano a menudo experimenta algo muy parecido.

El hombre tiene una peculiar relación con la gravedad. En lugar de apoyarse con fuerza sobre cuatro extremidades como hacen muchos animales, cuenta con una base más estrecha e inestable de solamente dos puntos de apoyo: sus pies; ésta situación le proporciona más dinamismo y flexibilidad pero le resta estabilidad. Le permite que los brazos estén disponibles para contactar con el mundo que le rodea, pero le predispone a padecer desalineaciones y sobrecargas

Que la relación de nuestro cuerpo con la gravedad sea así de complicada tiene que ver con el hecho de que el ser humano se haya convertido en bípedo. Si camináramos a cuatro patas sería mucho más fácil para nuestro cuerpo manejar la gravedad ya que la columna es perpendicular a la fuerza de la gravedad y distribuye el peso, sin sufrir sobrecargas, hacia las extremidades. Al apoyarse en dos piernas, la columna es paralela a la fuerza de la gravedad , por lo que LA DISTRIBUCIÓN DEL PESO Y EL MANTENIMIENTO DEL EQUILIBRIO pueden favorecer que se sobrecarguen algunas zonas o segmentos.

Las fascias y el tejido conectivo

Nuestros cuerpos heredan de nuestros antepasados parte de su forma; nuestro carácter, los traumatismos sufridos, nuestra historia personal, van dejando huella. Por otra parte, movimientos o gestos repetidos se van solidificando dejando marca en nuestro cuerpo.

A partir de todas estas influencias cristaliza algo así como un patrón básico del cuerpo. Si consideramos ésta relación crítica más allá de la gravedad y la geometría, esto significa que el aspecto de nuestro cuerpo es la expresión exterior de lo que acontece tanto en nuestro interior como en la relación de nosotros con el mundo que nos rodea.

El Rolfing® actúa manipulando las fascias (una variedad de tejido conectivo). Dichas fascias envuelven, separan y sostienen músculos y órganos manteniendolos en su lugar. Forman una red contínua por todo el cuerpo y tienen la propiedad de conservar cualquier postura que el cuerpo adopte.

Ayudan a mantener posturas equilibradas, pero también reflejan y perpetúan tensiones y desequilibrios y mantienen el cuerpo en actitudes incómodas o que limitan ciertos movimientos.

La doctora Rolf aportó otro descubrimiento fundamental: ésta red de fascias puede manipularse para devolverle al cuerpo una forma ordenada. El arte del rolfer® (profesional que imparte Rolfing®) consiste en poner orden en la gran variedad de tensiones que podemos sentir en el cuerpo, cambiando la configuración habitual para llevar al cuerpo a una situación de auténtico equilibrio.

Le dio importancia a las fascias en lugar de a los músculos, como si al mirar una naranja, se le diera más énfasis a la piel en lugar de a la pulpa.

Este tejido conectivo responde a influencias mecánicas y químicas con cambios permanentes en la configuración corporal. Esta propiedad es la que permite que determinadas fuerzas, actuando repetidamente sobre el organismo, dejen huella permanente: el cuerpo desvía su configuración y luego está obligado a acomodarse permanentemente a ella. Pero si las influencias externas dejan rastros permanentes en la estructura del cuerpo, es de suponer que el proceso pueda invertirse para volver a dar al organismo una orientación positiva.

Así, esta técnica de integración estructural, trata de cambiar la configuración habitual para llevar al cuerpo a una situación de auténtica equilibrio.

Los resultados del Rolfing son tan variados como las personas que lo reciben. En general el cuerpo se siente más ligero, como si fuera empujado hacia arriba; las articulaciones se liberan y los movimientos se hacen más fáciles y con menor desgaste de energía.

Es adecuada para todas las edades.

Rolfing Movimiento (RM)

Hacia el final de su vida, la Dra. Rolf desarrolló un programa de formación, el Rolfing Movement Training, para complementar y completar las sesiones estructurales ya desarrolladas.

Para ello contó con la colaboración de Judith Aston y Dorothy Nolte.

Actualmente Hubert Godard (Químico, Investigador y Profesor de Ciencias del Movimiento en Francia ) ha dado un nuevo impulso a este trabajo, profundizando la integración del trabajo estructural y el funcional, la estática y el movimiento.

Actualmente, una cuarta parte de los rolfers estudian Rolfing Movimiento.

El RM combina el contacto físico y la comunicación verbal para enseñar a tomar conciencia del cuerpo, liberar tensiones acumuladas y descubrir una nueva manera, más armoniosa, de estar y moverse.

El propósito del RM es ayudar a identificar hábitos o patrones de movimiento que producen stress o desequilibrio. Una vez que dichos patrones son identificados, se busca, no tanto cambiar, como encontrar nuevas soluciones que mejoren el equilibrio o la eficiencia con respecto al campo gravitatorio; así como descubrir gestos tanto ausentes como inconscientes que mantienen prisionero al cuerpo.

Demanera similar que las 10 sesiones estructurales, el RM se enseña en una serie básica de 5 sesiones.

En general, la primera sesión aborda la respiración: qué patrón respiratorio es el propio, cómo ocupamos tanto el espacio exterior como el interior; la respiración como herramienta para liberar patrones restrictivos en tórax, pelvis, cuello o brazos.

La segunda se ocupa del apoyo: pies, rodillas y pelvis; ¿nos ofrecen nuestros pies una base sólida? ¿es mejor el plantar del pié o el impulso de los dedos?.

La tercera pretende ayudarnos a descubrir cual es la función de los brazos y como los utilizamos habitualmente; como nos expresamos a través de ellos.

En la cuarta, los sentidos (vista, oído, olfato) situados en la cabeza pueden ser explorados: ¿vemos o somos vistos? ¿tocamos o somos tocados?

La quinta pretende integrar todo lo descubierto en las sesiones precedentes para incorporarlo al quehacer de la vida diaria.

El RM integra la anatomía, la coordinación , la percepción y el significado de las actitudes corporales.

Puede hacerse en grupo o individual.

Categorías
Síguenos en:
Visit Us On FacebookVisit Us On LinkedinCheck Our Feed